Se acaban los juegos olímpicos de Río… casi 3.000 años después de la finalización de los primeros juegos.

El origen de los juegos

Cuando pensamos en deporte, normalmente pensamos que es una práctica moderna de las sociedades post industriales: la gran mayoría de clubs de fútbol se fundaron entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera del siglo XX; el básquet se inventa en Estados Unidos a finales del siglo XIX así como un gran número de otros deportes.

La realidad es que el deporte existe desde la Edad Antigua y buena prueba de ello son los Juegos Olímpicos, que tienen sus orígenes en la antigua Grecia, concretamente en el año 776 aC. Los primeros juegos olímpicos se desarrollaban en la polis griega de Olimpia una vez cada 4 años, eran unos juegos dedicados al Dios Zeus y inicialmente constaban de una única prueba, una carrera de 190 metros. Posteriormente, los juegos fueron ampliando el número de pruebas progresivamente: algunas de ellas fueron el lanzamiento de disco, el lanzamiento de jabalina, carreras de carros, equitación y carreras de diferentes distancias que conjuntamente constituyeron los juegos olímpicos de la antigüedad. Algunas peculiaridades de esos juegos fueron entre otras, que los años que estos se realizaban los juegos se paraban las guerras entre polis griegas tan comunes en aquella época o que los atletas participantes, después de los juegos, recibían como premio varios tratos de favor en sus polis de origen, aparte de ser objeto de adoración de la población local. No tan diferente a nuestros días.

Con la conquista de las polis griegas por parte del Imperio Romano, los juegos no se detienen. Los romanos dan a los juegos un cariz más deportivo y competitivo y por el contrario, le restan carácter cultural y religioso. Los romanos también llevan puntualmente los juegos olímpicos a Roma y abren la participación a todos los ciudadanos romanos (anteriormente solo podían participar en los juegos ciertos ciudadanos griegos). En 393 dC con el Imperio Romano habiendo adoptado el cristianismo como religión oficial, el emperador Teodosio prohíbe la celebración de los juegos olímpicos por considerarlos una práctica pagana, finalizando así con 1.172 años de juegos y 294 ediciones realizadas.

Los Juegos Olímpicos modernos

No fue hasta finales del siglo XIX, justamente cuando los deportes modernos empiezan a nacer y popularizarse, que los juegos olímpicos reprenden su actividad. Fue el barón Pierre de Coubertin, que consideraba que los deportes eran una gran herramienta de aprendizaje, quién propuso retomar los juegos. En esa época los deportes estaban reservados a la aristocracia y Pierre de Coubertin consideró que volver a celebrar los juegos olímpicos era una magnífica forma de poner la práctica deportiva al alcance de todo el mundo. En 1894, 14 países crean el Comité Olímpico Internacional y en 1896, se celebran los primeros juegos olímpicos de la modernidad. Los juegos tuvieron lugar en la capital griega: Atenas. De aquellos primeros años de la recuperación ha quedado para la historia la frase que Pierre de Coubertin pronunció en la ceremonia inaugural de los Juegos de Londres de 1908: “Lo importante no es ganar, sino participar”. Posteriormente, los juegos se han ido celebrando hasta nuestros días, solamente interrumpidos por las guerras del siglo XX.

Rio 2016

Justamente este domingo 21 de agosto han finalizado los juegos olímpicos de Rio de Janeiro. Unos juegos en los que hemos visto nuevos récords mundiales y donde hemos podido disfrutar del deporte de élite en su máxima expresión, donde atletas como Usain Bolt o Michael Phelps han hecho historia por sus éxitos logrados. De hecho, el nadador norteamericano se ha convertido estos juegos de Rio en el atleta que más triunfos olímpicos ha conseguido en toda la historia. Michael acumula ya 22 medallas de oro en juegos olímpicos, superando a Leónidas de Rodas, un atleta griego de la antigüedad que entre 164 aC y 152 aC consiguió 21 triunfos absolutos en 4 olimpíadas consecutivas.

El deporte es una actividad muy sana y necesaria para mantenernos en forma. Recordamos que la práctica deportiva combinada con una alimentación sana y equilibrada, son dos de los pilares básicos para disfrutar de un buen estado de salud.